• Luis Catalinas

Entrevista a Carlos Mora Make Up

Actualizado: 1 de ago de 2019


Siempre admiramos el peinado de la novia, el maquillaje nada recargado de una de las damas de honor. Nos encanta ver luego esas fotos y vídeos, recordar lo guapos/as que iban ese día. Pero todo eso requiere un trabajo, más que trabajo diría una capacidad artística. Y ahí entra gente como Carlos Mora, quedamos con el en la peluquería Sekrets de Reus. Gente que intenta sacar lo mejor que cada persona tiene, para dar ese toque de belleza que nadie tiene en su día a día. Carlos Mora es un ejemplo de alguien que hace de su pasión su modo de vida. Y que lo disfruta, lo mima para que a la satisfacción de sus clientes se sume la suya propia por el trabajo bien hecho. De cómo empezó todo, del mundo del maquillaje y peluquería charlamos un buen rato. También del futuro, un futuro que suena prometedor si cumple su promesa de no quedarse quieto!!!



-Enrique: La primera es de cajón. ¿Qué hace que un día quieras dedicarte a este mundo?

-Carlos Mora: Bueno, esto es muy gracioso, porque vino así un poco como de rebote. Yo quería hacer un curso de asesoría de imagen, de vestuario. Me apunté en un ciclo que duraba un año para probar. Y no tenía nada que ver con lo que yo creía que era. Una de las asignaturas era maquillaje, peluquería y estética también. Entablé mucha amistad con la profesora y a partir de ahí, fui descubriendo maquillaje, cosas así, hasta que ya decidí ser maquillador.

-E: ¿ Es una buena época para dedicarse a trabajos que tengan que ver con lo visual? Ahora tenéis más proyección, hace 10 años no había un Instagram, donde os pudierais publicitar tanto ¿Eso ha ayudado a que tengáis más visibilidad y meterse en una aventura como esta? --C: Creo que sí, porque es algo que influye mucho a lo personal, a cómo te sientas. Y luego aparte con el tema de las redes sociales, al implicar tema de video y fotografía, la gente siempre está más dispuesta.


-E: Antes de la entrevista, nos comentabas un caso de algo que yo llamaría un poco “tiquismisquis/divismo”. Trabajar con gente que se gana la vida con su físico, ¿hace que veas un cierto divismo o es una leyenda urbana?,

-C: Si, hay de todo, pero generalmente si.


-E: Te hablaba hace un momento de Instagram, por un lado la ventaja de hacer vuestro trabajo visible para cualquier persona. Pero por otro lado, ¿ves un inconveniente de que haya más intrusismo laboral? Es decir más gente, que sabiendo que tiene al alcance poder anunciar lo que hace, sin tener una formación o estudios, se meta en un campo que no es el suyo.

-C: Yo creo que sí. Ahora por ejemplo hay cursos de maquillaje, de peluquería que duran determinado tiempo, por no decir 40 horas o algo así. Y hay gente con un poco de gracia porque se maquilla así mismo, o lo que sea. Entonces haciendo un curso así, ya eres maquillador de repente. Y coges a 4 amigas, te maquillas y ya pueden subir fotos. Entonces si, si que hay más intrusismo.




-E: Hace unos años había un programa que se llamaba “Cámbiame”. ¿Tú crees que esos programas le hacen un flaco favor a la gente? Que llega un punto que la gente pueda acabar pensando, que el cambio de tu imagen o tu look, te va a ayudar a solucionar tus problemas personales o tus traumas?.

-C: Yo creo que hay mucha gente que lo piensa.


-E: Y ¿por qué hemos llegado a eso?.

-C: Bueno, por lo que decíamos antes. Ahora hay muchas redes sociales y todo va muy fijado cara a la imagen. Entonces mucha gente piensa, que si tú estás bien por fuera todo va a estar bien por dentro. Cuando es realmente al revés un poco.




-E: O sea, como maquillador que eres ¿estás un poco diciendo que no es tan importante lo visual? No es tirarte piedras a tu propio tejado, no es eso, pero es curioso…

-C: Depende de cómo lo mires. Esta mi parte como profesional, en que yo creo que el maquillaje siempre ayuda, es como un complemento a que te sientas mejor. Pero evidentemente si tú no estás bien, es imposible que te sientas bien, por mucho pelo que te adornes. Fundamentalmente hay que pensar en uno mismo y estar bien por dentro, para poder dar más de si por fuera.


-E: Curioseando tu Instagram, he visto que en tema campañas publicitarias, trabajaste con JOCAVI hace poco. Entiendo que económicamente una campaña publicitaria para vosotros es un ingreso bastante alto. Pero, ¿hay una cierta sensación de estar castrado en el tema de que no puedes poner nada de tu parte? Porque entiendo que una campaña publicitaria es “queremos esto, esto y esto”.

-C: Por las experiencias que he tenido hasta día de hoy no. Porque generalmente suelen ser vestuarios muy casuales, ropa así muy de playa y de calle. Entonces nunca ha habido nada de decir “yo no haría esto” porque son looks muy naturales. Aunque muchas veces si miras catálogos, puedes ver cosas que no tienen nada que ver con la ropa. Por ejemplo, maquillajes súper extremados y looks súper normales. Pero bueno, nunca he tenido una situación así.


-E: En 2016 te sacas el título de peluquería. Entiendo que tener formación, reciclarse continuamente es importante. Pero en ramas tan artísticas ¿Qué % del éxito tuyo como profesional se lo debes a la formación y qué % a tu propia inspiración o creatividad?.

-C: Esta es complicada, porque yo aparte de trabajar en el tema de las bodas, también ofrezco servicios técnicos de peluquería. Entonces por esta parte es muy importante el conocimiento, tienes que saber los tipos de cabellos, sobre todo para temas de color, como enfocar los cortes para temas de volúmenes. En parte de maquillaje también, de cara al tema de los conocimientos de la piel. Pero luego la parte visual, que sería lo artístico, yo creo que es más parte tuya, creativa que de estudio. Porque allí te enseñan sobre todo cosas muy límites. Es más todo lo que no se ve, que lo que se ve.


-E: Y si tú me comentas ahora mismo, que es casi más lo tuyo que la formación. ¿En qué momento tú sabes que sirves para esto? ¿Cómo mides eso?.

-C: Lo comencé a ver, con los comentarios de la gente. Y que a partir de ahí, a día de hoy hace poquito que me hago publicidad, siempre he visto un aumento de clientes y de movimiento. Yo creo que eso fue lo que me hizo pensar “dedícate sólo a esto”, antes lo tenía como un complemento, ahora no, ahora es 100%.


-E: Carlos, llevas poco tiempo en esto ¿pasos a seguir para hacerte un nombre? Que ya lo tienes, pero para hacértelo más.

-C: Para hacértelo más. Yo creo que primero es hacer bien tu trabajo. Y después es tener un trato cordial con la gente y siempre intentar ser lo más cercano posible.


-E: O sea, hay mucho de psicología en este trabajo.

-C: Si, un poquito, sobretodo en parte de salón. Quizás en parte de maquillaje no tanto, pero siempre influye, sobre todo el ser natural.


-E: ¿Y tú sello personal? Es decir que me enseñen fotos de Instagram y sin que me digan de quien son piense “ostia, esto es marca Carlos Mora”.

-C: A nivel de bodas y esto, mi marca no está porque yo en tema maquillaje me considero bastante atrevido y ahora mismo en tema tendencias se lleva mucho lo natural. Entonces no puedo meterme mucho. Pero yo creo que mi marca sería un poco la extravagancia. Por ejemplo, si has mirado Instagram, de cara a que te vas acercando al inicio de cuando lo cree, habrás visto fotos más raras, peinados con palomas y cosas así.


-E: Imagínate que vengo como cliente particular, y te digo “oye quiero un cambio de look y he pensado que quiero que me hagas esto y esto”, con ciertos parámetros e indicaciones. Tú como peluquero y maquillador, echas un vistazo y tienes tu punto de vista que no coincide con el mío. ¿Hasta qué nivel llega el querer cambiar al cliente? Es decir el hecho de “el que paga manda”. Y que tu como profesional digas “pero es que mi no me sale hacer esto” por ética o como lo quieras llamar. ¿Te ha pasado alguna vez?.

-C: Me ha pasado una vez, creo que sólo una vez a nivel extremo de decir “no hago este servicio”. Me ha pasado muchas veces que a lo mejor me digas “quiero esto” y que yo opine que algo diferente te quedaría mejor, te intente convencer, pero al final R que R no, que es eso. Si yo creo que es algo que está bien y que luego no me puede repercutir a nivel de “¿Quién te ha hecho esto? “en plan “que mal ¿no?” y que digan mi nombre, entonces lo hago.


-E: ¿Crees que la gente está perdiendo la originalidad a la hora de pedir algo? ¿Sigue funcionando el “quiero el peinado que he visto en la revista tal, quiero las pestañas que lleva tal”?.

-C: Totalmente.


-E: ¿Y eso como lo ves?.

-C: Totalmente aburrido, es muy aburrido. Es lo que decíamos antes, Instagram y Pinterest han hecho mucho daño. En porcentajes, un 90% de mis clientes siempre me piden cosas que ven, ya te vienen con la referencia. Luego si te conocen un poco y hay más confianza ya te dan un poco de barra libre. Quiero esto, ¿pero que me recomiendas? Y ahí puedes jugar un poco más.


-E: ¿Tú ahora cuántos años tienes?

-C: Yo 26.


-E: Vale, ¿Dónde te ves con 45? Eres muy joven, te has metido en un mundillo que uno siempre piensa, que los que tienen un nombre, son los que llevan muchos años, los veteranos. ¿Tú te ves como un veterano en tu plan de futuro?.

-C: Si, yo me veo. Me encantaría como proyecto de futuro, tener un salón bonito y que fuera como mi zona de trabajo, pero pudiera dedicarme a salir fuera. Estar en bodas, eventos y hacer campañas de publicidad me gusta muchísimo. Una de las cosas que hasta día de hoy, ha impedido que pueda tener un salón, una peluquería o algo es que soy un culo de mal asiento. Estar encerrado en un sitio lo llevo un poco mal. Me encanta moverme, me encantaría pues eso en un futuro llegar a tener un salón, en el que pueda salir de allí sin que se cierre y sino estar allí si no tengo otra cosa que hacer fuera, que esperemos que sí, siempre!!!.


-E: Al ser un trabajo creativo, entiendo que pagas facturas con esto, pero hay que más de pasión/hobby que de trabajo. ¿Te preocupa que en algún momento cambien los porcentajes? Que lo veas más como trabajo que como una pasión.

-C: No, no me preocupa porque creo que eso no pasará nunca. ¿Por qué creo eso? Porque no toco una misma tecla. Si sólo hiciera por ejemplo maquillaje nupcial, entonces siempre es: novia, novia, novia, novia, novia, suegra, suegra, novia, novia… Entonces creo que llegaría un momento que diría “venga, hasta luego”. Pero como ofrezco los servicios nupciales, luego maquillaje de fiesta, luego peinados, Halloween, Carnaval, maquillaje de cine… Como hago de todo un poco, no tengo nunca esa sensación de agobio, de “estoy trabajando”.



-E: Y ¿te has planteado tocar otros palos, más allá del maquillaje y de la peluquería?.

-C: Lo he pensado muchas veces, pero ha sido justamente en esos momentos de tener una temporada de sólo hacer lo mismo y agobiarme.


-E: Hace un rato te oía hablar con Luis, comentabais que habían muchas páginas que se aprovechaban de gente novata o poco conocida, para engañarlos como si fuera una plataforma. ¿Realmente no crees que lo que funciona es el boca a boca?

-C: Plenamente, si que es verdad que las redes sociales ayudan muchísimo. Desde que tengo un Instagram profesional, he notado mucha diferencia a nivel de trabajo. Pero generalmente siempre he trabajado por el boca a boca. Creo que el tema de plataformas y tal, si no estás no pasa nada.


-E: Para finalizar, sobre el tema del maquillaje, tú ahora tienes 26, quizás lo veras más normal. ¿Crees que hay un exceso en niñas por querer parecer más adultas que lo que toca y se refugian mucho para conseguirlo en el maquillaje? ¿Tú como maquillador en una niña de 8 años lo ves sano?

-C: No, creo que hay momentos para todo. Yo creo que si tiras un poco para atrás, ahora que decías lo de las edades, yo si pudiera escoger, escogería vivir como se vivía antes. Hay cosas que cogería de aquí y cosas de allá, pero el nivel de vida era mucho mejor antes, porque era todo más divertido. Apartando móviles, Internet y todo esto la vida era diferente. Eso lo digo también por el tema de arreglarse. Si eres un niño, eres un niño ¿para qué te quieres arreglar, para adelantar lo que puedas hacer más adelante?


-E: Pero os amplía el campo de trabajo. Para vosotros a nivel laboral es un beneficio, pero creo que hay un conflicto a nivel personal por decirlo de alguna manera.

-C: Es complicado, porque si me vienen por ejemplo una boda o un evento y me traen una niña de diez años para que la maquille, la maquillaré evidentemente. Luego está ahí mi parte profesional y mi parte personal. ¿Qué crea que debería maquillarse? Bueno, quizás a lo mejor si, un toque, además para ellas es divertido ¿no? Pero un maquillaje completo, como una adulta, lo veo excesivo.


Carlos Mora Make Up

Carlos Mora Bridal Make Up


Entrevista Enrique Menendez

© 2019 By Luis Catalinas 

info@luiscatalinas.com 673 421 706

Tarragona

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Vimeo
  • YouTube

Vídeo de Boda Reus, Vídeo de Boda Tarragona, Vídeo de Boda Vídeo de Boda Barcelona, Vídeo de Boda Madrid, Vídeo de Boda Zaragoza, Vídeo de Boda Salamanca, Vídeo de Boda León, Vídeo de Boda Zamora.