• Luis Catalinas

Nos estamos olvidando de "Vivir".



Nos hemos convertido en la generación que captura momentos, sin vivirlos. Nuestros ojos se emocionan ante una pantalla, en vez de dejar que lo hagan mirando directamente a esa novia, a ese hijo/a que celebra su comunión. Es la época de inmortalizarlo todo, pero sin saber muy bien por qué. Echamos 100 fotos, grabamos 15 vídeos, todos con el móvil de rigor. Y todo eso sin apartar la vista de la minúscula pantalla (o no tan minúscula) de dichos móviles. Esta situación, de la que todos hemos sido testigos/participantes, no deja de ser contraproducente. Es decir, la idea de dejar testimonio gráfico de un acontecimiento importante, pero al mismo tiempo no disfrutarlo plenamente, ya que hay que conseguir el ángulo perfecto, estar constantemente atento al “momento”, el “momento” que valga la pena inmortalizar.



No entraré ya en lo de inundar las redes sociales con fotos/vídeos. Llamadme clásico, pero lo justo, gusta y lo abundante, llena. Tras esa apreciación personal, decir que quizás por ese clasicismo, no me acabo de acostumbrar a las historias de Instagram, las 400 fotos de un enlace, con sus correspondientes 1000 “Me gusta”. También añadir que me “encanta” (noten la ironía por favor) ver al compañero de grada/pista en un concierto, pasarse todas las canciones grabando los temas, mirando la pantalla, no el escenario. Eso y la cantidad de pantallas que casi tapan el escenario, son momentos que me hacen echar de menos esas décadas, donde lo único que brillaba en la oscuridad de un concierto, eran los mecheros en las lentas…

Volviendo a lo de las bodas/celebraciones familiares y demás eventos, estamos olvidando algo que ya es un “clásico”. El fotógrafo/videógrafo que se encarga de inmortalizar el momento. ¿Por qué no lo amortizamos bien amortizado? ¿Por qué no nos paramos a pensar que la calidad de su equipo y experiencia, harán que su trabajo sea de mayor calidad al que nosotros intentamos emular? Con esto, no estoy diciendo, que todos/as nos sintamos una especie de Richard Avedon con una cámara. Estoy diciendo, que es una pena no disfrutar plenamente de algo. Es una pena, incluso sin querer. “entorpecer” la foto perfecta que un profesional pueda tomar.



No se me enfaden, soy el primero que en un concierto, graba algún vídeo (pero no todo el concierto). El primero que hace una foto y disfruta con ello. Pero no “hipoteco” algo festivo para acaba pareciendo más un objetivo que una celebración. Lo dicho, no se me enfaden, sólo soy una persona, que sabe que las fotos/vídeos hay quedan. Pero también sabe que los momentos/recuerdos sólo se disfrutan si realmente se han vivido.


Texto Enrique Menéndez.

#videobodatarragona, #videobodareus, #videobodabarceloan, #videobodagirona, #videobodamadrid, #videobodasalamanca.

© 2019 By Luis Catalinas 

info@luiscatalinas.com 673 421 706

Tarragona

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Vimeo
  • YouTube

Vídeo de Boda Reus, Vídeo de Boda Tarragona, Vídeo de Boda Vídeo de Boda Barcelona, Vídeo de Boda Madrid, Vídeo de Boda Zaragoza, Vídeo de Boda Salamanca, Vídeo de Boda León, Vídeo de Boda Zamora.